HomeEtniasSelk'Nam

Selk'Nam - Costumbres y creencias

El origen del haruwen era de carácter mítico y su significado en la práctica, era el dominio perpetuo sobre el mismo. De acuerdo a la costumbre, se atribuía a los miembros de cada linaje una especie de propiedad sobre los recursos de su correspondiente haruwen, cuyos deslindes se hallaban determinados por medio de accidentes del terreno, señales o referencias naturales perfectamente conocidos por la comunidad.

La sociedad Selk'nam no habrían contado con jefes, consejo de ancianos o algún otro órgano de autoridad. Los adultos ejercían cierta forma de autoridad sobre los jóvenes, especialmente sobre los klóketen durante la ceremonia del hain, pero en general, el poder era ejercido de manera más bien circunstancial. A partir de tres formas de jerarquía se conformaba una especie de elite religiosa, estas eran la de los chamanes - xo'on - , los sabios - lailuka - ain y lailuka - am, el padre ain y la madre am, de lailuka la tradición oral - y la de los profetas - chanain y chan- am, el padre y la madre de chan, la palabra- .

Los chamanes - xo'on contaban con gran prestigio dentro de la sociedad Selk'nam. Ejercían su poder, el wáiuwin, en actividades como la guerra y la caza, extendiéndose este al manejo de las condiciones climáticas. Para convertirse en chamán había que durante años ser un aprendiz bajo la tutela de uno o varios chamanes mayores; hasta que en cierto momento, aquel soñaba que un chamán le otorgaba su wáiuwin. El donador generalmente era un pariente recién fallecido. Las "madres"- am- y "padres" –ain- lailuka eran quienes conservaban la tradición mitológica y poseían mayores conocimientos dentro de la sociedad, si bien no tenían poderes sobrenaturales ni entonaban cantos, como los chamanes.

Aceptaban también las diferencias y jerarquías que se establecían en la vida cotidiana, sobre la base del dominio de actividades relacionadas con el valor y la destreza física, como la guerra, lucha y velocidad. Privilegiaban la unidad tribal - el linaje - y establecían una sociabilidad en el marco de su libertad individual, cumpliendo con los deberes y obligaciones para con la parcialidad a la que pertenecían.

Toda persona era conocida por la "tierra" en la que había nacido o vivía y por el shó'on - cielo - , con el que estaba identificada. El concepto de "cielo" funcionaba como el principio organizador de la cosmología y tenía un gran significado social y ceremonial. Su cosmología tenía como principio fundamental un espíritu superior anterior al tiempo, Timáukel - Temáukel, Timáukl - , el "ser que está allá arriba". Kénos, espíritu poderoso pero subordinado, había recibido de Timáukel la misión de organizar la vida y poner en actividad al mundo visible, de disponer su funcionamiento armónico y de entregar a los hombres, a los que había creado, los preceptos morales según los cuales debían comportarse entre sí y en su relación con la naturaleza. Kénos había consumado la trascendente obra de Timáukel con la creación de los Howen, antepasados del pueblo

Selk'nam, para quienes había elegido Karukinká, el territorio de mejor apariencia y recursos a fin de que lo habitaran.

La mitología Selk'nam explicaba distintas circunstancias naturales y sucesos históricos, los que estaban cruzados por los recuerdos e interpretaciones basadas en su propio imaginario. Así, la oposición entre la gente del norte y del sur, la distribución territorial con el surgimiento de los linajes, del mismo modo como la existencia y participación del Sol, la Luna y los fenómenos atmosféricos, el origen y comportamiento de los animales en el orden natural, entre varios otros aspectos, podían ser comprendidos a través de sus mitos.

Los Selk'nam practicaban el chamanismo, y entre sus ceremonias más importantes se encuentra la del hain , más conocido como rito klóketen de iniciación, cuyo objetivo era iniciar a hombres y mujeres jóvenes, instruir a las mujeres, reunir a personas que pocas veces se veían y realizar rituales considerados indispensables para la perpetuación de la sociedad . El hain recreaba el mito del triunfo y predominio del patriarcado sobre el matriarcado, para mantener así la sujeción plena y permanente de las mujeres. Constituía la iniciación del secreto para los jóvenes púberes, y al mismo tiempo era una enseñanza severa y agobiante, destinada a hacer de los klóketen nuevos adultos debidamente instruidos para un apropiado comportamiento social. Paralelamente, se cumplía el rito de iniciación de las niñas, de carácter menos espectacular y de menor duración. En uno y otro se hacía referencia al código ético que regiría las correspondientes conductas ulteriores de hombres y mujeres, facilitando así la interrelación grupal. Para realizar el hain se levantaba una choza ceremonial que "... simbolizaba el cosmos y las cuatro matrices - háiyen - que se encontraban en los cuatro ‘cielos del infinito’”. Los cielos fueron definidos como "... las cordilleras invisibles del infinito...", en palabras de Ángela Loij - una de las últimas Selk'nam "puras" - , recogidas por Anne Chapman.

A mediados de 1923, Martín Gusinde tuvo la oportunidad de presenciar a orillas del Lago Fagnano, la realización de este ritual, dirigido por Tenenésk, quien muere unos meses después, llevándose con él este antiguo conocimiento.

<-- volver al menú del pueblo Selk'Nam

 

Buscar...

El Tiempo

La Hora

¡Registrate!

Banner
Banner